Por: Walter Pimenta, vicepresidente de  soluciones digitales para Mastercard LAC

En el mundo de los pagos, existe una tecnología que ha hecho que la información de las tarjetas de los consumidores no valga la pena para los ladrones: se llama tokenización. Con el aumento de los pagos digitales y el Internet de las cosas, los cibercriminales han recurrido a formas creativas para infiltrarse en los sistemas digitales y robar información. Sin embargo, la tokenización está creciendo, dejando a los cibercriminales poco margen para delinquir.

Permítanme explicarles cómo funciona la tokenización a través de la historia de Juan.

Juan disfruta de la conveniencia de almacenar la información de su tarjeta en el sistema en línea de su tienda digital favorita. Esto le proporciona una gran experiencia como consumidor, ya que no tiene que volver a ingresar sus credenciales cada vez que realiza una compra. Tras bambalinas, la tecnología de la tokenización protege la información de su tarjeta al reemplazar su número original de 16 dígitos con un número alternativo único, o “token”, el cual está asociado a ese comercio digital en particular y no se puede usar en ningún otro lugar. En el caso de una violación de datos, los datos de la tarjeta que habían sido reemplazados por tokens son completamente inútiles para los delincuentes cibernéticos.

Esa es la belleza de la tokenización. Consumidores como Juan obtienen lo mejor de dos mundos: una experiencia de pago sin problemas en la que no tuvo que ingresar o actualizar los detalles de pago de su transacción, y la tranquilidad de saber que los datos de su tarjeta no corren el riesgo de ser hackeados. 

Además, la tecnología de la tokenización ofrece otra función esencial para la nueva economía digital, la que depende en gran medida de transacciones recurrentes: la continuidad en los pagos. Para decirlo de manera simple, si tu tarjeta ha vencido o necesita ser reemplazada, la tokenización puede evitar que se produzcan interrupciones en el servicio (piense en tu membresía del gimnasio, tu servicio de streaming de películas favorito, la suscripción de una revista o cualquier pago recurrente en línea), al actualizar automáticamente las credenciales de tu nueva tarjeta en el sistema del comerciante, evitando interrupciones en el servicio. 

El almacenamiento seguro de la información en línea junto con una sólida continuidad de pagos es crucial para los grandes comerciantes, tales como las compañías de viajes compartidos y de streaming de películas, así como para los pequeños y medianos minoristas que buscan ser competitivos en el mercado en línea.  Al almacenar la información de la tarjeta de sus clientes, los comerciantes pueden brindar una mejor experiencia de usuario, un proceso de compra más rápido y pueden aumentar sus ventas tres ó cuatro veces. Mantener esta información almacenada a salvo del cibercrimen y los robos de datos, y siempre actualizada evitando la pérdida de transacciones, es una parte fundamental de nuestro negocio.

Entonces, ¿cuál es el costo del robo de datos?

De acuerdo con el estudio de costos de las brechas de datos 2018 del Ponemon Institute, el costo total promedio de un robo de datos le puede costar a una empresa hasta USD$3.86 millones. Las brechas de datos no solo pueden tener repercusiones en las ventas futuras de una empresa, sino que también pueden representar costos significativos en términos de litigios, daños a las bases de datos de la empresa y su reputación. De hecho, el impacto en la confianza del consumidor es significativo. Un estudio reciente de Mastercard* muestra que el 93% de los consumidores latinoamericanos se preocupa por la información almacenada en línea, mientras que el 77% considera que el hackeo y los robos de datos son “lo normal”.

Inspírate para tu próxima idea millonaria. Aprende de las mentes más brillantes. Suscríbete y Lee Win. 

La buena noticia es que muchos más consumidores ya se están beneficiando de la facilidad y seguridad de la tokenización, un héroe silencioso con muchos más aliados por unirse. En América Latina y el Caribe (LAC), docenas de emisores y comerciantes están adoptando la tokenización: desde gigantes internacionales de la economía por encargo hasta minoristas locales y regionales. Y se convertirá en la norma en cuestión de meses. La tokenización es para el mundo digital lo que una tarjeta con chip EMV ha sido para el mundo físico en los últimos años: el estándar global para transacciones seguras y convenientes. 

Hoy en día, un total de 75% de todas las tarjetas están listas para equiparse con esta tecnología, y estamos trabajando estrechamente con comerciantes, grandes y pequeños, para acelerar su adopción en toda la región de Latinoamérica y el Caribe. Para avanzar en el proceso de la región, este mes Mastercard anunció la expansión de MastercardEngage en LAC, lo que ayudará a bancos y comerciantes a identificar socios tecnológicos calificados con los que pueden colaborar para tokenizar y digitalizar tarjetas de manera rápida y sencilla.

Esta es una gran noticia para los consumidores, los comerciantes y la industria de pagos, pero no para los estafadores. Ellos tendrán que buscar un nuevo trabajo. 

Lea ahora

“La distinción entre vida y máquina comenzará a desvanecerse”: Sophia, el robot humanoide

Universidad Babson impacta a estudiantes con el desarrollo de curso intensivo

Ciudad de Guatemala es de los mejores sitios para fundar startups

Deja tu comentario

Artículos Relacionados