Las nuevas ideas son frágiles. Mientras más creativas son, mas disparatadas parecen ser. Por eso tienen que ser alimentadas. El gran genio Albert Einstein dijo: “Los grandes espíritus siempre han encontrado violenta oposición de las mentes mediocres”. Incluso algunos de los mejores pensadores en el mundo han demostrado su oposición a nuevas ideas:

Bill Gates en 1981 dijo: “640,000 bytes de memoria bebieran ser suficientes para cualquiera”.

Uno de los profesores de la escuela de Negocios en la Universidad Yale, dijo en 1966 sobre la tesis de graduación de Fred Smith, la cual se convirtió en FedEx: “El concepto es interesante y esta bien elaborado, pero para obtener algo mejor que una C, la idea tiene que ser viable”.

Robert Metcalfe, fundador de 3Com y co-inventor de la Ethernet en 1995 dijo: “La internet va a colapsar catastróficamente en 1996”.

Harry Warner, cofundador de Warner Brothers Pictures en 1927 dijo: “¿Quién rayos quiere escuchar a actores hablando?”

Thomas J. Watson, Presidente de IBM en 1943 dijo: “Pienso que hay un mercado mundial como para cinco computadoras”.

Thomas Edison en 1880 dijo: “El Fonógrafo… no tiene ningún valor comercial”.

Edward Lewis, fundador de Deca Records, en su rechazo a los Beatles en 1962 dijo: “No nos gusta su sonido. Los grupos de guitarras están de salida”.

Grover Claveland, 22º Presidente de los Estados Unidos en 1905 dijo: “Las mujeres sensibles y responsables no quieren votar”.

Extracto del libro: «¡Bum!» de Kevin y Jackie Freiberg.