¿Por qué usted teniendo los contactos que tiene, sabiendo lo que sabe, habiendo dado buenos resultados para la empresa de alguien más, no ha podido emprender su propio proyecto?

En uno de esos viajes demandantes, mientras me disponía a descansar un poco, observé a la persona que iba a lado mío leyendo un libro, cuyo título llamó mi atención. Así que le pregunté: ¿Qué hacen las empresas exitosas? —Ese era el título del libro—.  Esa pregunta dio pie a nuestra conversación durante el vuelo.

La conversación nos llevó a varias interrogantes como: ¿Emprender un negocio propio implica dejar tu trabajo actual? o ¿Puedes tener la posibilidad de emprender un proyecto nuevo en la empresa donde trabajas? Las empresas que han alcanzado el éxito, saben cómo retener a sus empleados clave, y saben que el éxito de una organización va directamente ligado al desempeño, creatividad y objetividad.

Entonces ¿Qué tal si hacemos un programa en la empresa para que esos ejecutivos y empleados clave puedan aportar sus proyectos como emprendimientos internos? Sería algo como: “En lugar de probar afuera de la empresa, ¡Emprendamos un proyecto juntos! En el cual vas obtener un porcentaje de las ganancias o acciones”.

Eso suena demasiado idealista, la realidad nos podría presentar dos problemas. El primero: ¿Estarían dispuestos los dueños de la compañía a permitir que un empleado participe de las ganancias o acciones de la empresa? Y el segundo: ¿El empleado tendría la confianza de verse como parte de un proyecto donde no es el dueño? La respuesta para ambas preguntas se basaría en un mismo asunto: La intersección de valores.

Todas las personas tenemos metas, y seguramente, la independencia económica es una de ellas.

Si usted como ejecutivo, comparte los mismos valores con la empresa, le convendría sentarse a explorar la posibilidad con sus jefes; si usted como empresario, ve que su ejecutivo comparte sus mismos valores y pasión ¡No lo deje ir!

Le invito a meditar en lo siguiente:

1. Presente su proyecto

Ponga mucha atención en cómo va a presentar su proyecto; por ejemplo escoja el momento y lugar adecuado.

2. Mismos valores

Si sus valores no son los mismos que los de sus jefes, descarte el emprendimiento interno y enfóquese por emprender individualmente.

3. Involucramiento

Si usted es empresario, dedique tiempo a pensar en cómo involucrar a sus empleados clave. Si usted colabora para la empresa involúcrese.

4. Sea sabio

Sea cual sea su posición no actúe por impulso, sea sabio, no se afane, y como dijo el predicador «Realmente, en esta vida nada ganamos con tanto trabajar».

No todos nacimos para emprender, pero todos podemos desarrollarnos a tal punto de lograr el éxito personal, ya sea en un negocio propio o no.

Anner Mejía
Director General Grupo Misol

  • 12
    Compartidos