La ciudad de Guatemala está experimentando un desarrollo potencial en el tema inmobiliario, muchos proyectos en camino prometen una ciudad en progreso y con mayor movilidad. Una de las propuestas parteaguas, que incluso hacen de Guatemala pionera en el tema de vivienda sostenible es Terra Esperanza, un proyecto que nació del Grupo Triple G, el cual se formó hace 5 años, luego de fusionar el Club Delfines con el proyecto Terra Esperanza.

Redacción Revista Win

El Club Delfines nació hace 40 años y hoy en día cuenta con 4 canchas de tenis, 5 canchas de squash, piscinas, y una dotación de áreas multideporte como gimnasia, karate, baile, arte, etc. Tomando estos dos conceptos, Grupo Triple G dará vida a Terra Delfines, un proyecto construido en la parte frontal del Club Delfines en zona 14 para ofrecer una opción de vivienda sostenible con identidad y fitness.

Conversamos con Quique Godoy, quien es especialista en desarrollo urbano y además es el desarrollador del proyecto Terra Esperanza, que se ubica en la 15 calle de la zona 10.

¿Cómo se interconectan los tres conceptos comunidad, sostenibilidad e identidad del proyecto?

El edificio es una comunidad en sí misma, puesto que tiene usos mixtos, áreas comerciales, sociales, vivienda, oficinas, gimnasio. En la sostenibilidad, podemos mencionar que hacemos captación de agua de lluvia que se recicla para riego y cañerías, así como sistemas de calentamiento de agua con energía solar, lo cual reduce el consumo de energía eléctrica hasta en un 37% comparado con un edificio similar. Todo esto entrelazado con el concepto de identidad, ya que el edificio cuenta con una identidad propia en su diseño, un arco maya en la entrada y 3 esculturas de granos: maíz, frijol y café, íconos de la cultura guatemalteca. Todo ello coronado con la certificación LEED Oro, de las más altas que existen para edificios sostenibles.

¿Siendo pioneros con este proyecto, cómo fue la aceptación del mercado?

Nos tocó ser early adapter, quienes rompen las barreras y quienes corren más riesgos. En los últimos 40 años no existía una sola construcción de apartamentos en esta área, por eso fue que cuando nos propusimos construir Terra Esperanza, todos nos decían que era una locura, que no sería posible hacer una propuesta de vivienda en plena zona viva. Hoy en día podemos calcular alrededor de mil apartamentos en construcción a tan solo 2 kilómetros a la redonda. Claro que el mercado no estaba preparado para apartamentos high-end, ni mucho menos para certificaciones ambientales, simplemente no le daban valor. Hoy podemos ver cómo está cambiando esa tendencia.

¿Proyectos como estos, cómo aportan a la movilidad en la ciudad?

La dinámica de construir edificios de usos mixtos como Terra Esperanza, es que reduce las distancias de viaje y genera el esquema de barrio original. Aquí a una cuadra contamos con todos los servicios básicos: supermercados, centros comerciales, bancos, restaurantes; incluso la Avenida Reforma, que cuenta con ciclovía, y los fines de semana se transforma en área de esparcimiento familiar deportivo (pasos y pedales). Sin embargo, lo más importante es que aquí están los empleos, ya que estamos en el corazón de la ciudad, donde se genera el 70% de los empleos del departamento.

¿Que viene para Terra Esperanza?

Nos mantenemos a la vanguardia y estamos en constante evolución. Contamos con amenidades que van desde un gimnasio, parte de Club Delfines, una piscina, área para eventos sociales y corporativos, una cafetería, vivienda, oficinas, hotel. A partir de enero empieza a funcionar Urban Hub, un espacio de networking sostenible, que busca crear una comunidad de emprendedores e innovadores sociales, ofreciendo la posibilidad de contar con una oficina permanente o temporal; así como generar conexión y networking en eventos after hours. Mientras disminuye el tráfico se puede aprovechar el tiempo para conectar y generar oportunidades de crecimiento personal y profesional, en temáticas desde política, hasta emprendimientos sociales y sostenibles.

Encuentra TerraEsperanza en Facebook:

  • 38
    Compartidos