¿Qué pensamos cuando pensamos en innovación?, ¿cuál es la primera imagen que viene a nuestra mente?, ¿inteligencia artificial?, ¿big data?, ¿computación cuántica?, ¿autos voladores? Nuestro concepto de innovación está influenciado fuertemente por medios externos, una imagen salida de películas y libros, pero sobre todo, nuestras convicciones y prejuicios.

El destacado autor de ciencia ficción, Isaac Asimov imaginó hace más de 50 años un mundo muy parecido al nuestro. Tras visitar la Feria Mundial de Nueva York de 1964, Asimov estaba muy entusiasmado sobre los avances de la humanidad que mostraba la exposición estadounidense, que ese año se celebraba bajo el lema «paz a través del entendimiento». La exhibición mostraba los avances tecnológicos a través de las décadas de 1900, 1920, 1940 y 1960. Aquella visita le sirvió de inspiración para escribir un ensayo, que se convirtió en uno de los textos más icónicos sobre el futuro y fue publicado el 16 de agosto de 1964 en The New York Times. El texto describe el mundo en el 2014. Aunque el siglo XXI no es exactamente como lo concibió Asimov –poco menos de la mitad de sus predicciones se cumplieron–, el mundo es cada vez más parecido a los relatos de ciencia ficción que creíamos muy distantes.

Estas son las 16 tecnologías del futuro cercano que transformarán nuestras vidas:

Calzado y ropa computarizada

Los abrigos con calefacción, camisetas antimanchas y gorros “manos libres”, ya se pueden adquirir por internet. No obstante, de la “ropa inteligente” o wearable, capaz de monitorear el ejercicio y controlar el teléfono, pasaremos a ropa con autonomía y capaz de comunicarse con otros dispositivos. El calzado computarizado se integrará de forma más orgánica a la vida cotidiana.

Escáner médico portátil

Los dispositivos electrónicos en general siguen una tendencia de reducir su tamaño e incrementar su efi ciencia con cada generación. Bajo esta lógica, muy pronto veremos mucho más frecuentemente dispositivos médicos integrados del tamaño de un teléfono inteligente promedio y con la capacidad de monitorear signos vitales y realizar exámenes de sangre. Asimismo, procedimientos más complejos como las radiografías y tomografías también serán realizados por dispositivos cada vez más pequeños.

Las baterías de gran capacidad permitirán que estos dispositivos sean portátiles.

Pisos y alfombras inteligentes

El Internet de las Cosas llegará hasta el último rincón de nuestra casa y oficina. Conforme los procesadores y sensores se abaraten, será más común encontrar viviendas con pisos capaces de detectar movimientos.

Inodoros de diagnóstico

La orina y las heces cuentan historias. Las sustancias que expulsamos de nuestro organismo tienen la clave para prevenir enfermedades y mejorar nuestra salud. Por esa razón, es lógico que podamos integrar un sistema de diagnóstico con el inodoro. Este sistema sería capaz de detectar anomalías en una variedad de órganos en pocos minutos y de cada uno de los miembros de la familia.

Barcos y submarinos autónomos

La próxima frontera para los vehículos autónomos luego de los carros, es el mar. Los mapas de rutas marítimas y los GPS satelitales hacen posible replicar la experiencia en tierra fi rme y enviar barcos y submarinos a misiones sin ningún tripulante. Esto es especialmente útil para barcos de carga. Avión autónomo de pasajeros Otra dimensión para los viajes autónomos son los vuelos de pasajeros. En la actualidad muchas de las coordinaciones que se hacen en los aeropuertos de todo el mundo son realizadas por medio de software, es posible que una computadora se comunique con las torres de control, despegue y aterrice sin problemas.

Drones de entrega de fletes

Las entregas aéreas por vehículos no tripulados ya son una realidad y cada vez serán más comunes. Automatizar el envío de carga por vía aérea reducirá significativamente su costo. Por el momento, las entregas de este tipo se utilizan en rutas de difícil acceso, pero pronto su uso será doméstico.

Software de autoescritura

La inteligencia artificial ya hizo posible que una computadora escriba frases lógicas. En el mundo editorial los softwares de autoescritura van a empezar a reemplazar a los redactores que se encargan de escribir textos poco creativos y repetitivos.

Exoesqueletos motorizados

Las prótesis motorizadas van a seguir perfeccionándose. Aunque a la biomecánica aún le falta camino por recorrer para desarrollar tecnologías que puedan sustituir completamente una extremidad, los exoesqueletos son más factibles y llegarán listos para asistir a pacientes de forma global.

Biopiratería humana

Conforme se profundiza nuestro conocimiento del genoma humano, la comunidad científica se acerca a encontrar formas de “hacker” en nuestros cuerpos. Debemos pensar que en el futuro próximo podremos manipular los genes para prevenir enfermedades u otorgarnos capacidades que son poco comunes en humanos, pero muy útiles para la supervivencia.

Avatar de asistencia personal

Las personas con discapacidad funcional podrán acudir a avatares que los ayuden con tareas que les puedan resultar difíciles. Estos serán los lazarillos del siglo 21 y podrán servir para tareas, como controles médicos, coordinación de transportes especiales, entre otros.

Máquinas con conciencia emocional

Puede que esto suene a ciencia ficción, pero es factible que empecemos a ver asistentes virtuales con un grado de emotividad y cierta conciencia en sus sistemas. La inteligencia artificial le enseñará a estos asistentes cómo resolver dilemas éticos y va a empatizar con el estado de ánimo de los usuarios por medio de la voz.

Internet impulsado por globo

Los gigantes de la tecnología están llevando a cabo pruebas para brindarle a todos los habitantes de la tierra acceso asequible a internet. Los globos atmosféricos parecen ser una solución para llevar internet a todos los rincones del mundo a un costo bajo y es una realidad que se hará palpable en cualquier momento.

Almacenamiento de energía de hidrógeno metálico

La teoría sugiere que el hidrógeno metálico podría usarse para hacer cableado eléctrico de resistencia cero y combustible para cohetes muy potente, entre otros muchos usos. Su creación y puesta en producción en masa tendría la capacidad de hacer super eficientes los procesos energéticos, especialmente el resguardo de la energía producida. Baterías de hidrógeno metálico no perderían energía por medio del calor.

Recolección aérea de agua

El agua se evapora con mucha rapidez y no vuelve a los caudales de los ríos hasta que se completa un ciclo que puede durar hasta cinco mil años por cada gota. Esta tecnología permitiría reciclar el agua que utiliza de forma más rápida, al capturarla en la atmósfera antes de que se precipite en forma de lluvia.

Impresión 3D de alimentos y productos farmacéuticos

La impresión 3D se va a expandir a otros campos y va abaratar la producción de formas costosas de manufacturar. En los medicamentos y los alimentos es dónde podremos encontrar más aplicaciones de este tipo.

Muchas de estas tecnologías ya están en desarrollo y se pueden encontrar prototipos, el futuro cercano será la popularización y la disminución de los costos de adquirirla.

Lea ahora

Deja tu comentario

Artículos Relacionados