Desde pequeña, Elisa visualizó perfectamente lo que quería realizar de grande, una tienda de tecnología. Le pedía a su abuelo que la llevara a los centros comerciales para entrar a las tiendas de tecnología y ver todo lo que ofrecían; desde entonces mostró mucho interés por las cámaras fotográficas, con las que tuvo sus primeros encuentros de pequeña, lo cual se convertiría en su pasión más adelante.

A los 17 años inició su propio negocio, algo que para su edad era poco común. Empezó una óptica, y allí descubrió su habilidad para los negocios, además de darse cuenta de que le encantaba mantener contacto con los clientes, asesorándoles y creando experiencias únicas para ellos. “Recuerdo que para esas fechas fui a la embajada americana para renovar mi visa, tristemente me la negaron; pregunté al cónsul la razón y me respondió que yo era demasiado joven para tener un negocio propio”, comenta Elisa Escamilla, fundadora de La Fototienda.

A sus 18 años, su madre le dio como regalo de graduación su primera cámara profesional, y el sueño y pasión por la fotografía se encendieron definitivamente. Empezó a “curiosear” la cámara y buscar cursos para desarrollarse como fotógrafa. Fue así como fue a dar con el taller del fotógrafo Ivan Castro, en el cual, aparte de aprender las técnicas y demás, ella afirma: “Creo que han sido las horas más valiosas de aprendizaje. Ivan nos decía constantemente: ‘persigan sus sueños y no se rindan’; esas palabras resonaban en mi cabeza y me inspiraron a seguir aprendiendo e interesarme más en este fascinante mundo”, asegura Escamilla.

¿Cómo empezaste en el negocio de la venta de equipo fotográfico?

Mientras estudiaba en la universidad, atravesé algunas situaciones difíciles que me obligaron a tomar un respiro de todo, así que tomé unas vacaciones en los Estados Unidos. Estando allí me sucedió algo inexplicable, cambié rotundamente mi look y mi peso, pasé de pesar 230 lb a 140 lb; también durante ese tiempo conocí a la persona que ahora es mi esposo. Iniciamos una relación a distancia y viajaba constantemente a visitarlo. En ese ir y venir empecé a formar una red de contactos de fotógrafos que necesitaban equipo de Estados Unidos, allí me di cuenta de la necesidad que había en este segmento. 

Las cosas empezaban a ir bien, sin embargo, tuve un enfrentamiento con la muerte y fui intervenida quirúrgicamente. Aunque el proceso de recuperación fue lento, me permitió continuar con mi carrera de fotografía.

En ese ir y venir empecé a formar una red de contactos de fotógrafos que necesitaban equipo de Estados Unidos, allí me di cuenta de la necesidad que había en este segmento. 

Elisa Escamilla, founder de LaFototienda

Los pedidos seguían fluyendo; así que, junto a mi hermano, empecé a desarrollar el modelo de negocio ecommerce con el nombre de La Fototienda, y era básicamente lo mismo, importar a Guatemala tecnología, específicamente, equipo fotográfico profesional, esta vez como una empresa.

Fue así como en el año 2016, Elisa inicia LaFototienda.gt, una tienda en línea de equipo fotográfico profesional para el mercado guatemalteco, la cual tuvo una aceptación favorable por parte del gremio y empezó a crecer; tanto así que este año, Elisa cumplió su sueño de infancia, abrió las puertas al público de su primera tienda física, que se ubica en el área comercial del edificio Tec III en cuatro grados norte de la ciudad. “El día de la inauguración del edificio Tec III, un fotógrafo llegó a nuestra tienda y nos preguntó si teníamos cargador para la batería de su cámara, la cual había llevado con poca carga; teníamos el modelo exacto que necesitaba, y mientras duró el evento regresó quizá tres veces a agradecernos. Esa satisfacción no la puedo describir, es todo para mí”, puntualiza Elisa.

¿Buscas equipo fotográfico o accesorios? Todas las marcas aquí:

Deja tu comentario

Artículos Relacionados