Desde su salida al mercado en el 2018, los productos de Santa Sangría son comercializados en varios países como Estados Unidos, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Belice, Bolivia y Paraguay. Buscan llegar a México, Panamá, Ecuador, India, Vietnam, Perú y Colombia, con el firme objetivo de continuar conquistando los paladares del público joven e irlos introduciendo al mundo del vino.

La compañía nació hace más de una década, enfocada en la producción vitivinícola, tanto de marca propia como para terceros. Sin embargo, la crisis de la industria durante 2018 los llevó a repensar el negocio y buscar alternativas. “Nuestro enfoque es la innovación. Buscamos desarrollar nichos de mercado porque eso nos permite darle valor agregado a lo que se produce y salir a competir” comenta Damián Torres cofounder de Santa Sangría.

Santa Sangría fue pensado como un producto ideal para disfrutar en cualquier ocasión, y que al mismo tiempo contara con un envasado sostenible y amigable con el medio ambiente; la bebida es distribuida en envase Tetra Brik® Aseptic, el cual permite mantener las propiedades y calidad del producto por mucho más tiempo, con esto contribuyen a una economía circular baja en carbono que mantiene valiosos materiales en uso, previniendo los residuos, ahorrando recursos y reduciendo el impacto climático.

Deja tu comentario

Artículos Relacionados