Los centenial, los bebés nacidos desde 1997 en adelante, tienen acceso a tecnologías de realidad aumentada que están a borrando la delgada línea entre lo real y la percepción. Hoy las mujeres de la generación Z pueden arreglarse para una entrevista laboral por video llamada solamente usando su teléfono. De sus dispositivos móviles sale el maquillaje y les da opciones para a elegir entre una paleta virtual de base, corrector, rubor, brillo de labios y más.

Es totalmente factible gracias a la tecnología de realidad aumentada, aunque no se ha masificado su uso.

La generación Z nunca ha conocido la vida sin un teléfono inteligente y están sumamente acostumbrados a utilizar filtros que modifican la apariencia en Instagram Stories, Snapchat y TikTok, entre otros medios sociales. Además, los centenials compran la mayoría de su maquillaje y otros productos de cuidado personal en línea. Era natural que una de las primeras industrias en adoptar la realidad aumentada (RA) como herramienta de experimentación y elección de los productos fueran los cosméticos.

Una vez que las herramientas de maquillaje virtual para teléfonos estuvieron disponibles, usarlas para entrevistas de trabajo a distancia era esperado. Claro que si la entrevista fuera en persona, por supuesto usarían maquillaje “real”, no obstante este lo comprarían después de probarlo en una aplicación.

Marc Andreessen, es el cofundador de la empresa Netscape, dijo una vez: “el software se está comiendo el mundo y la belleza no es una excepción”.

En la actualidad, la lista de herramientas para realizar compras de artículos de belleza y cuidado de la piel crece más cada día. Incluyendo todo, desde pagos móviles hasta contenido de redes sociales.

En esa lista está la RA para la belleza, en forma de aplicaciones de prueba de maquillaje, tanto en tiendas físicas como en teléfonos móviles y, tarde o temprano, en el maquillaje virtual para usar en aplicaciones de video chat como FaceTime y Skype.

Sin embargo, en la actualidad solo el 23% de los consumidores son conscientes de que existen aplicaciones de prueba de maquillaje disponibles fuera de las tiendas, según una encuesta a 1 mil 216 mujeres estadounidenses que compran productos de belleza de prestigio, pero no necesariamente de lujo, realizada por The Boston Consulting Grupo. No obstante, una vez que aprenden sobre esas aplicaciones de belleza RA, más de la mitad (52%) las usan. Cuando se trata de mujeres de la generación Z, este número aumenta a más del 70%.

Mejora la conversión

El uso de RA en productos de belleza y moda mejora las ventas y las tasas de conversión. Ante un panorama en el que se dificulta cada vez más vender productos en esta categoría, puede ser un cambio refrescante y diferenciador importante.

Voir, una innovadora aplicación de realidad aumentada, cuenta con 2,5 millones de descargas y 15 mil 000 suscriptores de pago. Sus datos muestran que entre el 8 y el 12 por ciento de los compradores de entre 18 y 44 años que prueban productos de belleza en RA presionan el botón “comprar”, en comparación con las tasas de conversión promedio de entre el 1 y el 3 por ciento para muchos sitios web tradicionales. Se puede vislumbrar una transformacional para el comercio digital.

Además, la perspectiva en el sector es buena. La encuesta de Boston Consulting Grupo señala que el 40% de las compradoras de prestigio planea gastar más en los próximos 12 meses, y de ese 40%, del 8% al 9% planeaba gastar mucho más.

Queda claro que para captar parte de este aumento en el gasto, las marcas de belleza y los minoristas deben hacer de la RA una característica fundamental de la experiencia que ofrecen a los consumidores.

Sin embargo, las empresas primero tienen que entender dónde compra su público objetivo, y cómo difiere esto por generación, en particular para los Centenial y los Millennials, cuya conciencia y uso de la tecnología de compra con RA es la más alta, y de la cual provendrá la mayor parte del crecimiento.

Cuando se trata de belleza, casi la mitad del nuevo gasto se realizará en línea, la mayor parte en Amazon. Entre los compradores de belleza de prestigio de centenials y Millennials, Amazon y tiendas minoristas multimarca representan más del 50% de las compras de productos de cuidado personal.

La RA ofrece una forma para que todas las marcas y minoristas compitan con Amazon, no solo aquellas centradas en la belleza.

*Con información Business of Fashion

Lea ahora

Deja tu comentario

Artículos Relacionados