La tecnología blockchain permite revolucionar la forma de operar de los negocios. Se le asocia principalmente con la comercialización del Bitcoin, sin embargo, su potencial puede tener un mayor alcance ocasionando un impacto significativo.

El objetivo del uso de blockchain es realizar un registro de datos a través de una red peer-to-peer, donde cada involucrado tiene la posibilidad de aprobar o rechazar esta información a través de algoritmos de consenso y donde finalmente son almacenados en una cadena de información que no permite ser alterada aseverando la seguridad de esta. Los beneficios de blockchain ya son aprovechados desde una perspectiva empresarial, aplicándola a diferentes industrias y líneas de negocio como: servicios públicos, la cadena de suministro y sector público.

Se pretende usar la tecnología blockchain para trabajar con contratos inteligentes; estos se activan automáticamente una vez que se cumplen las condiciones predefinidas. Usan información en tiempo real para realizar transferencias de propiedades, pagos u otra acción.

Pero ¿cómo sería el involucrar esta tecnología con los impuestos? Entendemos que su uso no requiere de supervisión alguna, evadiendo los protocolos existentes de las entidades bancarias.

Existe la posibilidad que en estos procesos esté permitida la aplicación de impuestos dependiendo el tipo de transacciones que se requieran realizar. Por fortuna, estos cargos dirigidos hacia el bitcoin y otros activos criptográficos ofrecen el mejor procedimiento fiscal para los inversores a largo plazo, ya que si estos activos se mantienen por un largo periodo de tiempo se reciben las ganancias que se originaron durante ese periodo.

Analizando lo anterior, se puede deducir que aplicar impuestos en blockchain sería favorable ante cualquier situación, por ejemplo: “El uso de estas tecnologías transforma los procesos en los que estamos inmersos en nuestra vida diaria, esta optimización genera ventajas y benefi cios para facilitar el desarrollo de los negocios, como transparentar, eliminar medios intermediarios, garantizar seguridad y automatizar”, comenta Marcelo Gamboa, quien dirige soluciones en la compañía SAP para la región norte de Latinoamerica.

El blockchain es esencial para innovar y agregar inteligencia a los procesos empresariales. “Nos centramos en los valores de negocio y en los procesos impactados, garantizando la calidad de la integración de datos”, afirma Gamboa. Si aprovechamos el potencial del blockchain como herramienta fiscal, se revolucionarían los procesos de negocio, favoreciendo especialmente a los inversores a largo plazo en cuestión de impuestos.

La revolución blockchain tiene el potencial de transformar estos campos:

Moneda

Este activo se encuentra en variación por los ingresos irregulares, donde el pago de impuestos se limitará a pagar la tasa marginal sobre cualquier ganancia.

IVA

Al realizar una transacción mediante blockchain, se genera su registro mediante contratos inteligentes que aplican en tiempo real los reglamentos acordados a través de IoT, brindando información específica como la localización y las condiciones de esta transacción, aplicando de igual forma, el pago de los impuestos.

Salarios

Registrar la nómina mediante contratos inteligentes proporcionaría la ventaja de únicamente estipular los acuerdos de contratación, así como el sueldo, ocasionando un margen de error nulo al calcular los pagos al empleado.

Aduanas

Se optimizaría el acceso a la información sobre los acuerdos estipulados de importación generando un conocimiento instantáneo del bien en cada una de sus etapas, permitiendo también que los pagos se generaran de forma automática.

Deja tu comentario

Artículos Relacionados