En 1912 se inauguró el primer Horn & Hardart, un modelo de restaurante autómata que funcionaba con monedas; sin embargo, durante la década de los 50`s los drive-thru o autorservicio empezaron a acabar con este modelo, hasta que en 1991 cerró el ultimo local en Nueva York.

Aunque se ha intentado resucitar el concepto, cómo lo fue en el año 2006 cuando la empresa Bamn!, abrió un local en Manhattan, sin lograr sobrepasar los 3 años abiertos.

Hoy la cosas han cambiado, una pandemia ha sacudido el mundo y en el afán de volver a una «normalidad» muchas ideas de negocios obsoletas, muertas, incluso ridículas podrían encontrar una oportunidad para resurgir.

Brooklyn Dumpling Shop, ha visto la oportunidad para posicionar nuevamente un concepto de restaurante autómata, esta vez con muchos puntos a favor, uno de ellos la temida interacción humana.

Ideas de negocio muertas, podrían resucitar tras pandemia

Brooklyn Dumpling Shop, ha visto la oportunidad para posicionar nuevamente un concepto de restaurante autómata, el cual decayó en los 90's, esta vez con muchos puntos a favor, uno de ellos la temida interacción humana.https://www.revistawin.com/ideas-de-negocio-muertas-podrian-resucitar-tras-pandemia/

Posted by Revista Win on Friday, August 7, 2020

Los clientes simplemente ordenan y pagan a través de una app y luego reciben un código de barras para desbloquear una pequeña puerta de vidrio. Un escáner en la entrada de la tienda detecta a cualquier persona que tenga fiebre y las personas recogen sus pedidos con la ayuda de un asistente humano que usa equipo de protección especial.

Probablemente los autocines se han resistido a morir desde su decadencia en la década de los noventa, en Guatemala han habido intentos previos a la pandemia del COVID-19 por incorporarlos a mercado, sin embargo, esta podría ser un momento oportuno para resurgir.

Quizás tu idea de negocio muerta pueda adaptarse perfectamente a una —aún desconocida— nueva normalidad.

Deja tu comentario

Artículos Relacionados