Los negocios en general atraviesan una situación muy difícil. La incertidumbre no permite que los negocios se activen de una manera más rotunda.

Las estadísticas indican que más del 90% de las empresas registradas en Guatemala son Mipymes; las cuales en un elevado porcentaje se han visto obligadas a cierres parciales, con una facturación baja, y en el extremo de los casos han cerrado o suspendido operaciones totales, como el caso de los negocios y emprendedores de la industria turística.

¿Cómo poder enfrentar esta situación y mantener una actitud positiva? El reto es la reinvención, encontrar un nuevo modelo de negocios que les permita redefinir su filosofía institucional y el eje de innovación. Aunque ahora mismo el mayor desafío es: financiamiento.

Los créditos o préstamos bancarios pueden llegar a ser de gran ayuda y permitir el capital que se necesita para continuar o mejorar el negocio. Obtener un crédito puede ser relativamente fácil si cuenta con las características correctas que le acreditan como una persona responsable . Pero antes de adquirir un crédito, las personas que cuentan con una mipyme deben revisar su capacidad de pago y otros compromisos; la clave para solicitar un crédito es cuando no se necesitan los recursos y la empresa está sana.

Banrural ofrece diferentes opciones de crédito, las cuales se adecuan a lo que en su momento puede ser de utilidad, y cuenta con una de las mejores tasas de interés en Guatemala. Banca Mipymes de Banrural pone a disposición de los emprendedores y empresarios: Crédito Amigo Empresario, Crédito Amigo Productor, Crédito Corporativo, Crédito Amigo del Municipio y Créditos Productivos.

Es importante evaluar los recursos y realizar inversiones acertadas. Cuidar el nivel de endeudamiento, y conocer realmente hasta qué punto la empresa se puede permitir endeudarse, sabiendo que para muchos puede que sea el único patrimonio.

Los expertos recomiendan tener precaución con las fuentes financieras no reguladas (prestamistas individuales) pues pueden tener créditos con hasta el 10% de intereses. Previo a poder obtener un financiamiento, tener claro el objeto de inversión y si traerá un beneficio, si proyectará el crecimiento de la empresa, si incrementa las ventas o si realmente no va a sumar valor; sobre todo tener claro que obtener una deuda aumenta la capacidad productiva pero representa una obligación, la cual le permite mantener su nombre a nivel financiero.