Gabriela, Juan Roberto, Alejandra y Juan Luis son los creadores de ALMA -Asistente de Logística Médica Automatizada-, herramienta que surge en 2020 a raíz de la pandemia, que provee información actualizada sobre COVID-19 e identifica casos sospechosos de esta enfermedad según los síntomas que reportan los usuarios, empleando un algoritmo clínico que usa la información reportada.  Recientemente fue reconocida por el MIT como innovadores menores de 35 en Latinoamérica 2020.

El sistema ALMA -Asistente de Logística Médica Automatizada- es una herramienta que provee información actualizada sobre COVID-19 e identifica casos sospechosos de esta enfermedad según los síntomas que reportan los usuarios. Para esto último, ALMA emplea un algoritmo clínico que usa la información que reportan los usuarios y según esta, determina el nivel de riesgo que podría tener la persona de padecer COVID-19.  Este sistema no sustituye un diagnóstico clínico o una prueba de laboratorio, pero puede orientar a las personas sobre qué hacer en caso presenten síntomas asociados a la enfermedad.  

Desde mayo hasta inicios de diciembre 2020, ALMA logró atender un total de 76 891 llamadas y consultas únicas en las diferentes plataformas que conforman el sistema, de las cuales 11.1% eran casos sospechosos de COVID-19 según los síntomas que reportaron los usuarios.

La visión del grupo era crear una herramienta de fácil acceso para la población guatemalteca, que contuviera información verídica, actualizada y confiable sobre COVID-19. Ante la llegada de la pandemia a Guatemala, un grupo interdisciplinario de jóvenes desarrollaron un sistema gratuito que proporcionaba a la población guatemalteca información sobre COVID-19 a través de un chatbot.  Durante los siguientes 8 meses, el proyecto evolucionó según las necesidades de la población y del sistema de salud, expandiendo sus funciones para incluir un sistema de información, triaje de síntomas y vigilancia sindrómica para COVID-19 que funciona a través de centros de atención de llamadas en respuesta rápida a la emergencia sanitaria ocasionada por la pandemia de la COVID-19. 

El próximo año el sistema va a seguir creciendo, se incluirá la función de detección temprana de otras enfermedades relevantes como las infecciones respiratorias agudas, enfermedades transmitidas por alimentos y agua y dengue. También se van a expandir los servicios a través de la creación de 6 centros de atención de llamadas en los idiomas mayas principales del país.