Lavarse las manos, saludar con el codo, el distanciamiento social, no son las únicas recomendaciones que necesitan los emprendedores en este momento. El peligro económico que representa el Coronavirus es una preocupación más grande para quienes dirigimos un negocio.

Por: Alexis Canahui

Y aunque los números son alarmantes en los mercados financieros, la pandemia de pánico está paralizando a millones y esto afectará aún más la economía. Latinoamérica se ve amenazada con estancarse económicamente

Este es un virus al que probablemente sobreviviremos. Latinoamérica logró tomar medidas para amortiguar la crisis de salud, en comparación a Europa; Chile, Colombia, Guatemala han logrado contener hasta el momento la pandemia; el caso de El Salvador que reaccionó rápido sirvió de estímulo para que otros países reaccionaran.

Sin embargo, la disyuntiva entre contener la pandemia y afectar la economía ha sido obviamente resguardar la vida de las personas, el distanciamiento social, el toque de queda en el caso de Guatemala, que alcanzará casi el mes, la cuarentena que guarda el mundo, el cierre de fronteras, la falta de ventas…;  la economía se contrae, y la palabra recesión se escucha en voz alta y las grandes corporaciones tiemblan. 

Las pequeñas empresas tienen un nuevo desafío, superar el déficit de los proveedores, escasez de productos o materia prima, pago de facturas por compra de productos a largo plazo, atrasos y cancelación de proyectos, pérdida de negocios, pago de sueldos a empleados que no pueden ir a trabajar y no les es posible hacerlo desde sus casas, etc. La realidad de muchos negocios es esta, no cerraron pero están vacíos, no tienen ventas, pero están luchando por mantenerse activos.

Sin una cultura de ahorro y prevención, sin herramientas claras de soporte, sin un incentivo o estímulo económico, las pymes, emprendedores y negocios en crecimiento se enfrentarán en los próximos meses a un torbellino muy difícil de superar.

Mi recomendación para prepararnos, trabajar por mantenernos a flote y aguantar:

Resiliencia: Prepárate mentalmente para enfrentar las dificultades y supéralas una a una, trabajando más de lo que estás acostumbrado, encuentra puntos de apoyo en tu interior.  

Tracción: Busca alianzas y acciones específicas de ventas que puedan generar ingresos inmediatos; todo negocio tiene forma de reinventarse. 

Trascendencia: No te enfoques en las pérdidas, busca que tus clientes vean en ti fortaleza y un aliado que puede apoyarlos, ocúpate de la gente que te rodea y busca sinergia y colaboración para salir juntos de esto. 

El gobierno

El gobierno debe ocuparse de menguar a toda costa la crisis económica que puede significar cierre de empresas y pérdida de empleos. 

Las pymes de Estados Unidos tienen 27 días en promedio de aguante de flujo de caja sin generar ingresos. Negocios como el retail apenas aguantarán 19 días. Sin incentivos que resguarden la economía, para los negocios será catastrófico.

Para el ecosistema de negocios mi consejo es este; en la medida que podamos tratemos de seguir consumiendo en negocios locales, empresas en crecimiento y emprendedores, no cancelemos negociaciones, mantengamos contratos, sigamos con nuestras promesas de compra, paguemos a tiempo, no perjudiquemos más la economía, el dinero sigue aquí, no se lo llevaron a Marte.      

Deja tu comentario

Artículos Relacionados