Erick Tran es animador, productor y emprendedor. Quizás, lejos de su campo profesional, no sea muy conocido, no obstante, su trabajo es visto por millones de personas todos los años. Se puede decir, sin exagerar, que Erick es parte de un fenómeno cultural. Se la ha pasado dibujando y produciendo Los Simpson la mayor parte de su carrera.

Erick ha participado en la realización de poco más de 200 episodios (a la fecha se han estrenado 665) de la serie creada por Matt Groening. Durante casi dos décadas pasó de animador a supervisor de Fox, la productora de la serie. Además, ha trabajado en proyectos de animación tan relevantes como King of The Hill y Los Simpson: The Movie. Según sus propias estimaciones, ha dibujado a Homero Simpson más de 50 000 veces.

Redacción Revista Win

De madre guatemalteca y padre vietnamita, Erick nació y creció en Estados Unidos, en donde sin estudios formales, logró construir una carrera muy destacada en el mundo de la animación. Ahora, dirige dos empresas: Chavvo, un estudio de animación, y Ideal Media Entertainment, una productora.

Chavvo se dedica a brindar soluciones creativas de animación para campañas mercadológicas o bien, producciones destinadas al entretenimiento. Se encarga del desarrollo de las ideas de sus clientes, desde el diseño de personajes hasta la posproducción. Entregan un producto único con ese sello tan distintivo de Erick y su equipo. Por otro lado, Ideal se enfoca en producción de series, documentales y producciones audiovisuales.

Su sueño, ahora, es conectar a Guatemala con Hollywood y llevar oportunidades a todo el talento creativo que hay en el país. Desde hace cuatro años viaja constantemente a Guatemala para canalizar y desarrollar el potencial creativo del país.

Fotografía: Revista Win – Bryan Sosa

Erick habló con nosotros sobre sus aspiraciones y la visión que trata de llevar a cabo en Chavvo.

¿Cómo comenzó su carrera?

Yo comencé mi carrera en el 96, fue exactamente dos días después de haberme graduado de High School. Yo empecé trabajando con Los Simpson, se puede decir por accidente, pero la verdad para mí era la voluntad de Dios, porque me rechazaron. Fui rechazado por varias universidades y colegios de artes.

Desde pequeño me encantaba dibujar y tenía ese sueño de trabajar en películas. Recuerdo que la película de Jurassic Park realmente me sorprendió, yo decía: “Eso es lo que quiero hacer, trabajar en special effects”. Ahí se me despertó el interés por la animación.

Entonces, ¿estudiaste animación?

Para nada. Yo quería entrar a alguna escuela o universidad de arte, pero me rechazaron en cuatro lugares distintos. Dijeron que mi portafolio no estaba al nivel de los otros candidatos. Fueron momentos de mucho desánimo. Pensaba que si las escuelas no me aceptaban, tampoco lo harían las empresas. Justo por eso quería ir a la escuela, para aprender, para eso se supone que vas a la escuela (risas).

Dios tenía otro plan. Entré a trabajar a Los Simpson con el mismo portafolio con el que fui rechazado.

Moving forward, 20 años después, puedo ver como Dios era misericordioso y tenía algo mejor para mí. Estoy animando a los muchachos que se sienten rechazados para que no pierdan la esperanza.

No importa de dónde seas, creo que hay muchas personas que se pueden identificar con esa historia: uno tiene un sueño y no es fácil, pero si tiene el deseo, se logra.

Siempre que me invitan a dar charlas a una universidad, siempre hago la broma: “¿Sabes?, ustedes no necesitan un título para dedicarse a la animación” (ríe).

¿Cómo lidiaste con ese rechazo?

Con mucha oración y seguir practicando. Algunas veces pasaba hasta las 2 de la mañana dibujando. Hay dos caminos, uno puede rendirse o esforzarse más.

¿Alguna vez pensaste en rendirte?

No (risas). Tal vez porque era muy joven, yo estaba seguro que iba a seguir. Lo que sí me ha pasado, dirigiendo mi compañía y trabajando independientemente desde 2015 que dejé Los Simpson, es que he tenido ganas de dejarlo todo. En los negocios hay momentos buenos y momentos malos. Y uno siempre quisiera que todo fuera para arriba.

“Probablemente has escuchado el dicho ‘Consiguió ese negocio porque estaba en el lugar correcto en el momento correcto’; lo que quizá no sabes es que lleva años de preparación ser la persona adecuada para estar allí todo el tiempo”

erick tran

¿Cómo fue tu carrera en Fox?

Mi primera posición era como animador. Tenía que aprender a dibujar todos los personajes de Los Simpson. A los cuatro años pasé a ser asistente del director y luego como supervisor de la película. Luego de trabajar en la película, abrí los ojos y me di cuenta que yo lo que quería ahora era ser productor y director. Y eso es lo que estoy haciendo en este momento.

En Chavvo estamos produciendo, soy director de cortometrajes y proyectos de mercadeo. Trabajamos con muchos clientes.

¿Cómo fue dar ese salto de colaborador a emprendedor?

Es un salto de fe. Yo creo que cada dueño de negocio tiene que tener una visión muy clara. La mía era crear una plataforma creativa de colaboración para artistas de todo el mundo.

Luego de trabajar en los Simpson por 19 años, me di cuenta que quería tener un mayor impacto. Siempre voy a estar agradecido por todo el apoyo que recibí en FOX, pero ahora mi propósito es expandirnos más allá del show.

Hay mucha gente que viene a nosotros y nos cuenta que quiere hacer un programa para Netflix o Amazon Prime, pero no tienen el talento y la idea, solo la inversión. Ahí entramos nosotros, para desarrollar los proyectos.

Una de las mejores cosas de Chavvo, es que nuestro equipo principal en los Estados Unidos está compuesto por profesionales experimentados extremadamente talentosos. Los artistas de nuestra compañía son personas que trabajaron en los clásicos de Disney, como La sirenita, La bella y la bestia, Pocahontas, Frozen, y por supuesto, Los Simpson. Uno de nuestros directores de arte también trabajó en las películas de Avengers: Infinity War y SpiderMan: Homecoming.

Además, como sé lo difícil que es entrar en el negocio del entretenimiento, una de mis misiones principales es abrir oportunidades a nuevos artistas que buscan trabajo. Esta es la mejor manera de capacitar a artistas jóvenes que tienen hambre de aprender y crecer, mientras obtienen experiencia para trabajar con alguno de los mejores de la industria. Lo único que sigo escuchando es que los artistas aprenden más mientras trabajan con nosotros, que todos los años que asistieron a la escuela de posgrado. Me hace darme cuenta de que las escuelas no enseñan todas las habilidades necesarias para trabajar en esta industria altamente competitiva. Y, por supuesto, quiero abrir esta invitación a todos los artistas en Guatemala que se toman en serio la carrera de hacer comerciales animados, películas y programas de televisión.

Desde hace cuatro años, Chavvo empezó a traer oportunidades al país para empezar a construir un “Hub” de servicios creativos en Guatemala, ¿cómo ha sido la respuesta?

Me sorprende que haya muchos artistas aquí en Guate que estén familiarizados con Photoshop, Illustrator, Maya, Cinema 4D. Gracias al internet y a las redes sociales, podemos conectarnos a artistas de todo el mundo. Es una manera fácil de inspirarse.

Un consejo que tengo, es que incluso aunque utilizamos mucha tecnología, todavía necesitamos fundamentos sólidos en el dibujo. Si quieres animar, necesitas dibujar muchas figuras y dibujar personas y animales. Para practicar todo lo que se necesita es obtener un cuaderno de dibujo y atraer a las personas a su alrededor. Practicar también expresiones de personas para animar personajes, podemos agregar emoción a nuestros dibujos. Existen 12 principios para la animación que todos necesitamos saber.

Lo que es especial de Guatemala para los artistas que desean especializarse en diseño de fondos y pintura, es que este país está lleno de belleza natural. Grabé un video aquí en Guatemala el año pasado y descubrí tantos tesoros escondidos. Mi sueño un día es pasar 2 meses aquí y solo pintar.

Erick Tran en nuestra edición No. 29 de Revista Win

¿Crees que en Guatemala se subestima la animación?

Sí, creo que muchas grandes empresas carecen de visión para entender cómo se pueden resolver verdaderos problemas de marketing y comunicación.

También, me parece que hay algo cultural. Cuando en una familia guatemalteca uno de los hijos quiere estudiar una carrera de animación, la reacción es: “¿Qué?, ¡no! y ¿de qué vas a vivir?”. Y lo cierto es que la animación se puede pagar hasta USD 5000 cada minuto. Son proyectos grandes los que existen y quiero llevar esas oportunidades a Guatemala. La animación no es una mala carrera de vida.

¿Hay mucho dinero en esta industria?

SÍ, lo hay. En la rama del Motion Graphics, que es animación generada por computadora, se cobra entre USD 1500 a USD 2000 el minuto producido. La animación tradicional, que es en la que se tiene que dibujar cuadro por cuadro cada movimiento de los personajes (animación con la que están hechas series como Los Simpson, Futurama, King Of The Hill), puede ser vendido a USD 5000 los 10 segundos de animación.

Por ejemplo, los shows del Prime Time tienen presupuestos millonarios en cada temporada. Esa inversión se recupera con la venta de publicidad.

¿Cómo funciona el modelo de negocios de la animación?

Las series más populares están valuadas en miles de millones de dólares. No obstante, ese valor no está en el éxito televisivo, sino más bien en la marca.

Todo comienza con captar la atención de la audiencia. Todo comienza con una buena historia y personajes fuertes. Eso dicta el éxito de la serie. Cuando el programa demuestra que es una marca exitosa, es mucho más fácil vender la mercadería y licencias. Acá solemos decir que la animación es un vehículo para vender.

Los derechos sobre los personajes genera grandes cantidades de revenue. Puedes vender official merchandise, licencias para juguetes, películas, Apps y videojuegos.

Nosotros estamos desarrollando personajes y marcas en Chavvo, con eso en mente. Hemos invertido cerca USD 100 000 en nuestros personajes.

El deseo de crear es una semilla que siembras que eventualmente crecerá para convertirse en algo más grande que tú. Hazlo lo mejor que puedas porque será un reflejo de ti”

Erick Tran

¿Cómo mantienes esa conexión con tus raíces guatemaltecas?

Mi mamá es guatemalteca, de un municipio llamado San Pablo, en San Marcos, y mi papá es vietnamita. No obstante, mi corazón siempre ha sido 100% chapin, por la conexión con mi mamá.

Además, estoy conectado con nuestro equipo aquí en Guate. Son increíbles y hemos construido amistades a lo largo de los años. Literalmente somos como una familia. Así como nos hemos expandido aquí en Guatemala también tenemos equipos creativos en México, Canadá y China.

Como chapin, estoy muy orgulloso de haber construido una productora internacional.

¿Alguna reflexión que quisieras recalcar?

El miedo es nuestro mayor enemigo. Sé que seguir una carrera artística en Latinoamérica es difícil, porque la industria no ha madurado como en Estados Unidos. Pero, si es tu pasión, y quiero decir una pasión que cuando te despiertas quieres dibujar, que no te vas a dormir y sigues en la computadora trabajando en tu arte, ¡entonces no te rindas! También busca otros artistas para colaborar.

Cuando la gente a tu alrededor piense que estás loco y diga que nunca lo lograrás, no escuches. Solamente escucha la voz interior que te dice que sigas a tu corazón. Lo hice y ha funcionado. Estoy orgulloso de decir que mi madre vino de un pueblo muy pequeño, y ahora tengo la oportunidad de viajar alrededor del mundo y hablar con miles de personas sobre nuestra empresa. 

Sigue a Chavvo en Facebook:

O visita el sitio web:

Deja tu comentario

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en LinkedIn y descubre más.

Artículos Relacionados