A partir de ahora, puede disfrutar de una deliciosa hamburguesa creada por una máquina y eso no te hará menos humano. Creator es una startup basada en San Francisco que quiere servir la hamburguesa con queso más fresca del mundo por solo US$6 gracias a un robot que automatiza todo el proceso.

Una inmensa máquina transparente corta el pan, cocina la carne, agrega salsas, pica los vegetales y ensambla la hamburguesa frente a tus ojos en el primer restaurante de Creator, ubicado en 680 Folsom Street, San Francisco.

“Mis padres tienen un restaurante de hamburguesas”, cuenta el cofundador y CEO de Creator, Alex Vardakostas. “Crecí muy involucrado en el negocio de la familia. Mi trabajo consistía en hacer varios cientos de hamburguesas todos los días. Haciendo un trabajo tan repetitivo te das cuenta de que no se aprovechan tantas oportunidades porque no tienes las herramientas adecuadas y es un trabajo duro”, cuenta.

Luego, “cuando tenía 15 años, mi papá me llevó a una librería por primera vez. Comencé a leer sobre física y me di cuenta de que esto podría ser una posibilidad”. Estudió física en la Universidad de California en Santa Bárbara, se puso a trabajar en su garaje y finalmente condujo hasta Silicon Valley para hacer realidad las primeras piezas del prototipo de robot en el famoso Silicon Valley TechShop.

El futuro

El robot de hamburguesas aún necesita de apoyo humano para tomar las órdenes y entregarlas. Además, aún debe demostrar que sus productos no solo son más baratos, sino igualmente deliciosos y prácticos que los de otras cadenas establecidas de la industria.

El destino del Creator no estará determinado únicamente por el robot hamburguesa y las personas que trabajan junto a él. La startup tendrá que demostrar a los comensales de comida rápida que puede ser igual de rápido y barato, pero mucho más sabroso. Al mismo tiempo, debe convencer a los comensales más exigentes de que un mostrador de pedidos estilo cafetería y un precio bajo no significa baja calidad.

Por ahora, Creator no otorgará licencias a su robot ni franquiciará su restaurante, aunque eso podría ser lucrativo. “No quiero que alguien ponga carne congelada allí o que cobre mucho más”, dice Vardakostas. En cambio, el objetivo es expandirse metódicamente, y tal vez aprovechar su pequeña huella para trasladarse a las terminales del aeropuerto o estaciones de autobuses. “Nuestro modelo de negocio es bastante simple. Tomamos una hamburguesa realmente buena que le gusta a la gente y la vendemos a mitad de precio. Este es el tipo de hamburguesa que obtendrías por US$12 a US$18 (en un restaurante exclusivo), y cuesta US$6”, finaliza Vardakostas.

*Con información de Tech Crunch

Lea ahora

Formarse, la clave para los negocios

No necesitas dinero, necesitas un mentor

Franquicias: Esto cuesta poner un Burger King, Dairy Queen, KFC, Subway y Taco Bell

Deja tu comentario

Artículos Relacionados