Muchas son las historias de gente aguerrida que ha hecho de la crisis una oportunidad para reinventarse. Ese fue el caso de un pequeño niño de Sololá que acaparo la atención de mucho en redes sociales. Ya que armo una sencilla caja de cartón en la que se leía “Repartidor de Tortillas”.

Aunque el trabajo infantil puede estar penado por ley y muchos rechazan la idea de que un pequeño se vea forzado a trabajar; al pequeño lo sorprendieron sus vecinos al realizar una colecta y reunir fondos necesarios para regalarle una bicicleta con equipo de protección así como una nueva caja para realizar las entregas de tortillas, del negocio de su madre.

La micro economía —así como la economía en general— se ha visto afectada por las disposiciones gubernamentales para combatir la pandemia del COVID-19; muchos negocios familiares sin contar con estructuras modernas, han tenido que buscar la forma de acoplarse a la nueva conducta de los clientes. Este pequeño nos demuestra que los limites solo están en nuestra mente.

Deja tu comentario

Artículos Relacionados