La pandemia que nos aqueja vino a establecer nuevas reglas de juego. Interrumpió la mayoría de los negocios y nos lanzó a un nuevo normal de operación laboral.

Esto ha hecho que surja una cultura en el lugar de trabajo en línea, una con nuevas fortalezas, que brinda a los ejecutivos una valiosa oportunidad para repensar sus operaciones. Hizo que el trabajo fuera más flexible porque tenía que serlo, y esa flexibilidad podría mantenerse.

«Es difícil extraer muchos aspectos positivos de una crisis que ha tenido un costo humano tan significativo y que ha creado circunstancias económicas tan graves para tantas familias», dijo Lee Olesky, CEO de la empresa de servicios financieros Tradeweb.

«Espero que lo usemos como una oportunidad para hacer algunas preguntas difíciles: ¿necesitamos ajustar el equilibrio entre el trabajo y la vida? ¿Cómo podemos asegurarnos de que los más vulnerables estén mejor protegidos? ¿Realmente estamos recibiendo la atención médica correcta?» declaró al sitio Business Insider.

La nueva modalidad de operar luego de que pase esta pandemia podría abordar problemas que se fueron acumulando en silencio durante años. El agotamiento, o estrés y ansiedad inducidos por el trabajo.

Parece que el congestionamiento vehicular, y el riguroso cumplimiento de horarios no era algo imposible de eliminar de nuestro día a día. La mayoría de trabajadores, incluidos los CEOS están operando cómodamente desde sus hogares. Claro está que esto es para los que solían ir a una oficina ejecutiva.

Hay muchos casos de éxito que lograron operar desde siempre sin requerir una oficina en el centro de negocios de la ciudad, como Basecamp, una startup que desarrolla software fundada por Jason Fried, quien además escribió el bestseller Remote: Office Not Required”. Microsoft, eliminó un día de la semana laborar de una subsidiaria japonesa, esta acción representó un aumento del 40% de productividad en los colaboradores.

Si bien es un hecho que la mayoría de negocios en el mundo operan de manera remota, no deberíamos esperar un incremento en la productividad, ya que no es algo que haya sucedido voluntariamente, la pandemia del coronavirus nos dobló de rodillas y nos envío a trabajar a casa si previo aviso. Así que el brote de la productividad y de el acoplamiento a esta nueva modalidad será el mayor reto de los gestores humanos.

Deja tu comentario

Artículos Relacionados