Por: Ana María Eskenasy

Una pieza de la colaboración Mujeres Emprendiendo Guatemala

Ya vivíamos en un mundo lleno de distracciones; estas se intensificaron desde que todos nos vimos obligados a quedarnos en casa por el COVID-19 sin previo aviso. Si usualmente las redes sociales, noticias, memes, etc. nos distraen, en los últimos días estos se masificaron. Sumarle a esto trabajar desde casa junto a nuestra familia, sobre todo si tenemos hijos, se vuelve casi una odisea.

Enfocarnos entre tanta distracción, más la preocupación de que las pequeñas y medianas empresas puedan sobrevivir en estas circunstancias, y un listado gigante de pendientes, se ha convertido en un gran desafío.

Tres pasos claves para enfocarnos en estos tiempos de adversidad:

1. Propósito: Simon Sinek en su libro “Start With Why” explica que la mayoría de las empresas saben qué es lo que hacen (los productos y servicios que venden), algunas saben cómo lo hacen (innovación, procesos), pero pocas saben para qué lo hacen (propósito, misión). “Las personas no compran lo que haces, sino que compran el por qué lo haces”. Tener claro nuestro propósito nos ayuda a tomar mejores decisiones de corto y largo plazo. Nos ayuda a no desistir en tiempos de adversidad al perseguir la misión de la empresa y a tener un impacto positivo en nuestros clientes.

2. Prioridades: Para definir nuestra prioridad #1 preguntarnos cada mañana: “¿Cuál es la única cosa que puedo hacer, y que al hacerla todo lo demás será más fácil o innecesario?” Esta pregunta del libro “The One Thing”, de Gary Keller, nos ayuda a simplificar el pensamiento para generar un efecto dominó y obliga a que no le demos la misma importancia a cada punto de nuestro listado de pendientes, que es un error muy común.

3. Productividad:

Eliminar las distracciones externas: Agendar tiempo para empezar el día trabajando en nuestra prioridad #1 sin distraernos con el celular, otras personas, redes sociales, etc., ni otras interrupciones por el tiempo que sea necesario.

Eliminar las distracciones internas: Nuestra mente es muy poderosa y aunque hayamos logrado el ambiente sin interrupción del punto anterior, nos podemos distraer con preocupaciones, ansiedad, miedo, etc. Para ello es importante entrenar nuestra mente a enfocarse en lo positivo. La forma más efectiva de entrenar nuestra mente es a través de la meditación y de una práctica de agradecimiento diaria. Está científicamente comprobado que escribir todos los días 5 a 10 cosas por las que estamos agradecidos cambia literalmente la estructura molecular del cerebro y hasta disminuye los problemas de salud.

Cómo implementar estas herramientas lo más pronto posible:

1. Al despertar hacer una meditación guiada.

2. Escribir todas las mañanas en un cuaderno antes de ver nuestro celular y correo electrónico:

A. Mi propósito

B. Hoy agradezco…

C. ¿Cuál es la única cosa que puedo hacer, y que al hacerla todo lo demás será más fácil o innecesario?

¡Empecemos hoy! Dejemos un cuaderno sobre nuestra mesa de noche para que sea fácil empezar este nuevo hábito. Tener esta práctica diaria nos hará ser más enfocados y agradecidos, viendo en pocos días el efecto dominó. 

Acerca de la autora: Ana María Eskenasy es una emprendedora apasionada por ayudar a empresas y personas a maximizar su potencial a través de vivir con propósito. Fundadora de Nico y Mia, juego educativo para niños para conocer el mundo desde casa.

Deja tu comentario

Artículos Relacionados