Guy Kawasaki fue uno de los primeros empleados de Apple, fue responsable de comercializar su línea de computadoras Macintosh en 1984. Desde entonces se ha desempeñado como inversionista de capital de riesgo en Silicon Valley. Durante una conferencia en la Universidad de Berkeley compartió su visión sobre la innovación: “Se trata de saltar a la siguiente curva, no de hacer las cosas 10% mejores”.

Ser innovador como empresario o emprendedor significa dejar de definirse por lo que se hace ahora y empezar a hacerlo en función de los beneficios y el valor que entregamos. “La mejor innovación es profunda, tiene muchas funcionalidades. Los grandes productos son inteligentes. Además, los productos innovadores son integrales, están completos y se encargan de todos los aspectos para entregar la mejor experiencia. Asimismo, los mejores productos empoderan, cambian tu vida, te hacen más productivo, creativo, te hacen mejor. Finalmente, la innovación es elegante, se ocupa en el diseño y se siente bien. La próxima vez que estés innovando pregúntate esas cinco cosas”, explica Kawasaki.

Innovación: motor de desarrollo

Efosa Ojoma, investigador y profesor de Harvard Business School y el Instituto Clayton Christensen, sabe muy bien que la innovación transforma la vida diaria de las personas y tiene impactos muy significativos en el desarrollo de los países. En su libro The Prosperity Paradox: How Innovation Can Lift Nations Out of Poverty habla de tres tipos de innovación que se puede realizar: de creación de mercado, de sustentación y de eficiencia. Las tres son importantes, pero tienen diferentes impactos en la economía. Ojoma nos comparte estas definiciones:

  • Innovación de creación de mercado: Transforman productos complicados y costosos, en productos que son simples y baratos. Un ejemplo son las PC, que permitieron que cualquiera pudiera tener acceso a una computadora. Este tipo de innovación crea crecimiento, desarrollo y prosperidad.
  • Innovación de sustentación: Este tipo de innovación te permite hacer buenos productos, mejores. Esto es cuando aumentas la memoria de una computadora. No obstante, no crea el mismo tipo de robusto crecimiento y desarrollo.
  • Innovación de eficiencia: Estas te permiten hacer más con menos recursos. Muchas de estas tienen que ver con reducción de productos, outsourcing y automatización, por ejemplo.

“Latinoamérica no está tan desarrollada como pudiera”, nos comentó Ojoma durante la entrevista que concedió a Revista Win cuando estaba en el país. La innovación con la capacidad de traer el mayor desarrollo económico a la región es la de mercado.

“Cuando la innovación de creación de mercado logra llevar productos y servicios a muchas personas, que históricamente nunca habían tenido acceso, lo que sucede es que debido a que ahora estás atendiendo a más personas, tienes que crear más trabajos, estas personas empiezan a pagar impuestos, empiezan a demandar más del gobierno, el estado empieza a ver el poder de permitir a los emprendedores y los mercados florecer”.

Efosa Ojoma, investigador y profesor de Harvard Business School

Este tipo de innovación es la más compleja, pero tiene efectos a largo plazo. Es en buena medida el tipo de innovación del que hablaba Guy Kawasaki. Es en esencia lo que llamamos innovación disruptiva, algo capaz de darle acceso a las personas a soluciones con las que no contaban antes.

El ecosistema

La innovación debe entonces incentivarse por medio de generar condiciones para que los emprendedores y empresas que tienen la capacidad de transformar su realidad, florezcan. Mauro Mora, de MassChallenge una aceleradora de startups con más de 10 años de experiencia y con oficinas en todo el mundo, explica que no debe omitirse en ninguna conversación sobre innovación y emprendimiento que en realidad son muchos los actores que interactúan para llevar a buen término todos los procesos.

“Creemos que hay mucho potencial en Guatemala y Centroamérica, vemos que hay más de 50 millones de personas, hay mucho talento y gestión de tecnología”, nos comenta Mora.

Ante la inevitable pregunta sobre cuáles considera que son los elementos que permiten un ecosistema sano de innovación, Mora aclaró: “Siempre se menciona a la típica triada: gobiernos, sector privado y academia, pero un ecosistema va mucho más allá de eso”.

“Necesitamos al gobierno, que tome una batuta de liderazgo. La academia también es fundamental, porque hay que desarrollar capacidades en los emprendedores. Una de las brechas más importantes es la de conocimiento, porque te enseñan una profesión, pero necesitas un chip de desarrollo de negocios. Finalmente, debe haber un sector privado que esté consciente de cómo colaborar con startups”

Mauro Mora, de MassChallenge

Otro aspecto fundamental para Mora es la inyección de inversión. “Sí o sí deben haber fondos de capital de riesgo que metan dinero a estos emprendimientos de alto impacto que se están creando. Ahí se requiere un cambio de mentalidad”, comentó.

Finalmente, de nada sirve un ecosistema si no logra motivar cada vez a más emprendedores a tomar riesgos. El éxito de una innovación también pasa por nuestra capacidad de invertir tiempo y esfuerzo en nuestras ideas.

Lea ahora

Captar inversión paso a paso en Guatemala

Chile: Ventana de innovación, puerta del comercio exterior

Formarse, la clave para los negocios

Deja tu comentario

Artículos Relacionados