José Mollinedo viajó a Salamanca, España, para estudiar una maestría en interiorismo, allí conoció a quien se convertiría en su partner en los negocios y también en su proyecto de vida: Cristina López, su esposa.

Juntos iniciaron un recorrido por varias ciudades del mundo, encontrándose frente a frente con nuevos conceptos y tendencias de interiores que serían la base de su propio estilo.

Cristina y José exploraron la viabilidad de iniciar su propio estudio en Chile, ya que Cristina es chilena, también contemplaron iniciar en España, donde estudiaron y trabajaron por varios años. No fue hasta que regresaron a Guatemala y encontraron una ciudad apta que poco a poco les abrió puertas y empezaron a presentarse las oportunidades.

Lo anterior consolidó las bases de su propio negocio: Arkitectura Conceptual; el cual con su nombre expresa un diferenciador, ya que su Arkitectura va enlazada a un Concepto. Actualmente cuentan con 10 años en el mercado de arquitectura de interiores y a su portafolio de clientes se suman desde showrooms de vehículos de alta gama, así como restaurantes cinco estrellas y proyectos premium habitacionales.

“Guatemala nos abrió las puertas, siendo un país relativamente pequeño, pero con muchísimo auge en el interiorismo y arquitectura de interior. Guatemala está en pleno desarrollo, eso nos brinda muchas oportunidades de poder expresar la arquitectura y transmitir sensaciones a través del interiorismo; desde lo habitacional hasta lo comercial”, comenta José Mollinedo.

Creando sensaciones

En Guatemala cada vez hay nuevas propuestas en todo tipo de comercio, y la batalla por captar clientes cada vez es más reñida, allí es donde José y Cristina entran a desempeñar un rol importante para los comercios de tráfico; ya que su enfoque principal es lograr que las personas se interconectan con los ambientes a través de crear sensaciones. “Utilizamos por ejemplo espejos de agua para que la gente sienta frescura, vea su reflejo de diferente manera y de movimiento al espacio, también mezcla vegetación en conceptos urbanos para conducir a las personas a adoptar el espacio como parte de su vida y se sientan plenos, sin importar que el espacio sea reducido o remoto”, agrega Mollinedo.

¿Cómo ha sido el reto de emprender en Guatemala durante estos diez años?

Pese a contar con 10 años de experiencia al frente del negocio, para José y Cristina los retos siguen surgiendo, lo que les permite estar a la vanguardia. “Somos arquitectos y contamos con experiencia en nuestra especialidad de interiorismo, sin embargo nadie nos explicó cómo manejar una empresa. Uno de nuestros grandes retos es lograr combinar nuestra pasión de crear conceptos y transmitir sensaciones, con el captar y retener clientes, los pagos a proveedores, cuentas por pagar, etc.”, afirma Mollinedo.

En estos diez años hemos visto cómo Guatemala ha crecido en el mercado del interiorismo; hoy las personas no van a un restaurante solo por la comida, sino por cómo se sienten. Al igual que no compran una casa o apartamento solo por los metros cuadrados, sino por el diseño y lo que se logra transmitir con la decoración. Hacemos una buena mancuerna con los empresarios, ya que ellos se benefician tanto como el cliente o consumidor final de los proyectos.

¿Cuál es tu consejo para quienes quieren iniciar un negocio?

Nuestro país se encuentra en desarrollo, eso nos da la oportunidad de emprender en muy buenas condiciones. Las ideas nuevas prosperan bastante porque hay muchas necesidades en el país, en todos los campos y estratos sociales. No hay que culpar al gobierno, ni a la situación actual, cada uno se construye su propio éxito; en los momentos de crisis es cuando los entrepreneur deben saber cómo y hacia dónde moverse para encontrar a quién venderle.

Después de diez años me atrevo a decir que vale la pena emprender, porque al inicio dan ganas de tirar la toalla, y estoy consciente de que si yo quisiera iniciar un nuevo negocio, quizá me lleve otros diez años llegar a una estabilidad. Así que mi consejo es que se lancen a seguir su sueño, pero que tienen que saber que no se alcanza en un par de años, mucho menos de la noche a la mañana.

¿Cuál es la visión del negocio?

En los próximos diez años buscaremos mantener nuestra estabilidad; así como buscar penetrar en un mercado más amplio como lo es Centroamérica, y por qué no, ir más allá. Chile está siempre en mi mente por el hecho de que mi esposa es de allá. No descartaría que en diez años ya tengamos allí un estudio de Arkitectura Conceptual. Sin embargo creo que estos diez años próximos, nos vamos a dejar llevar por donde nos lleve el trabajo, siempre y cuando sea hacia adelante.

Lea ahora

Deja tu comentario

Artículos Relacionados