Jorge estudió ingeniería en Estados Unidos; junto a sus primos Juan Pablo y Antonio Liska, crearon un concepto de vuelo autónomo para contribuir al desarrollo del sector agrícola que requería habilidades multidisciplinarias. 

Desde muy temprano se dieron cuenta que el vuelo autónomo es importante para la industria agrícola, además de que, habiendo desarrollado un piloto automático, notaron que el sector estaba necesitado de la tecnología que ellos podían crear para el cuidado óptimo de sus cultivos.


Jorge Jaar, Antonio y Juan P. Liska
Aerobots
Año de fundación: 2012
No. de trabajadores: 10


Hoy, han logrado crecer desde cero, con tecnología que básicamente hace mediciones y fotografías por medio de drones de alta resolución espectral de campo a partir del vuelo de drones a razón de 2000 hectáreas por hora; para ello, cuentan con autorización aeronáutica civil. 

Las fotografías que tomadas recolectan la información de la salud de la planta, discriminan tipos de cultivo, procesan toda la información necesaria y elaboran datos analíticos para resolver problemas agrícolas. Su aporte ha sido significativo para la industria azucarera, por ejemplo. Sus aviones autónomos toman fotos de alta resolución a color y en infrarrojo (NIR) de terrenos de 10 a 60 000 hectáreas. 

Actualmente, el desarrollo de tecnología para agricultura en Guatemala se usa mucho; clientes serios buscan optimizar procesos y hacerlo de forma más eficiente. Para ello, el sistema de Aerobots brinda un procesamiento en la nube que convierte las fotos en mapas y modelos digitales de elevación en tiempo récord. 

Para Jorge y sus socios, la visión es desarrollar una tecnología que sea lo más exacta posible para apoyar el desarrollo agrícola del país. En cinco años han recolectado dos mil horas de vuelo.

Deja tu comentario

Artículos Relacionados